Calle 7 No 8-44 | Cali Colombia
Lun - Vie 8 : 00 a 18:00. Sab - Dom : Cerrado
  • luis
  • No hay comentarios

Derecho a no sentir dolor y a los cuidados paliativos

Por Jaime Sierra Delgadillo
exdefensor del paciente de Cali
Correo: [email protected]

Los seres humanos tienen derecho a no sentir dolor, prerrogativa que se extiende de manera especial a los pacientes que padecen enfermedades que causan mucho dolor o de alto cuidado; es un derecho fundamental que el sistema de salud está en la obligación de garantizar para brindar las mejores condiciones de vida al paciente y a su familia; de allí la importancia de conocer la Ley 1733 de 2014 -Ley Consuelo Devis Saavedra, mediante la cual se regulan los servicios de cuidados paliativos para el manejo integral de pacientes con enfermedades terminales, crónicas, degenerativas e irreversibles en cualquier fase de la enfermedad de alto impacto en la calidad de vida.

El Art. 1 de tan importante Ley dispone: “OBJETO. Esta ley reglamenta el derecho que tienen las personas con enfermedades en fase terminal, crónicas, degenerativas e irreversibles, a la atención en cuidados paliativos que pretende mejorar la calidad de vida, tanto de los pacientes que afrontan estas enfermedades, como de sus familias, mediante un tratamiento integral del dolor, el alivio del sufrimiento y otros síntomas, teniendo en cuenta sus aspectos psicopatológicos, físicos, emocionales, sociales y espirituales, de acuerdo con las guías de práctica clínica que establezca el Ministerio de Salud y Protección Social para cada patología.

Además, manifiesta el derecho de estos pacientes a desistir de manera voluntaria y anticipada de tratamientos médicos innecesarios que no cumplan con los principios de proporcionalidad terapéutica y no representen una vida digna para el paciente, específicamente en casos en que haya diagnóstico de una enfermedad en estado terminal crónica, degenerativa e irreversible de alto impacto en la calidad de vida.”

Las EPS y los Centros Clínicos están en la obligación de cumplir con lo ordenado en esta ley, en virtud de lo cual, deben valerse de todos los instrumentos científicos para aliviar el dolor de los pacientes, mejorar si calidad de vida
y la de sus familiares.